28 jun. 2012

Connecting Girls: opinión de esta red social

Si hace unos días hablé sobre qué me parecían los chats, en este post voy a comentar brevemente lo que me parece esta página.

En primer lugar, ¿qué es Connecting Girls? Os preguntaréis algunas. Pues es, ni más ni menos, que una red social para lesbis. Tienes tu perfil, tu espacio personal, donde pones los datos que quieras, y hay un foro para temas que pueden ir desde "¿dónde están las lesbis femeninas?" hasta otros tipo "busco lesbis  por mi ciudad". También puedes publicar post en plan blog, y ver qué te comentan. 
Pero vamos, que en general, lo único entretenido son los temas de los foros, aportar tu granito de arena dando tu opinión. No le veo utilidad, porque yo en principio me metí por curiosidad, me abrí mi perfil y tal, con la esperanza de conocer chicas de mi ciudad, pero no hubo suerte, así que experimento fallido.

Ya no creo que sea fácil encontrar nada ni en chats, ni en redes sociales, habrá que esperar a que ocurra en la vida real, y no a través de una pantalla (al menos en mi caso, que sé que muchas habéis conocido a gente interesante, incluso puede que a vuestra pareja actual, a través de Internet).

Pues eso, que es una página más donde no puedes tener muchas expectativas, que si quieres meterte a comentar algo por el foro pues te entretienes un ratín,  pero para poco más sirve.

Y si alguna tenéis ya un perfil o pensáis hacerlo y me queréis agregar, buscadme con: sweetdreams22 

 Alicia preguntándole a las plantas dónde encontrar a su media naranja (esta chica está peor que yo, yo al menos busqué en Internet) xD


¡Hasta otra! ^^

21 jun. 2012

Paciencia

Paciencia. Es lo que te dices a ti misma a la espera de encontrar a alguien que valga la pena, o simplemente, a alguien. Porque es difícil tener a alguien a tu lado que te guste, con quien te sientas a gusto, con quien te diviertas, etc. Pero más difícil es encontrar a ese alguien si "entiendes".

Pasan los años, y todo sigue igual. Echas la vista atrás y recuerdas esos momentos de infancia donde todo era fácil, recuerdas cuando las niñas iban detrás de los niños y tú pensabas "¡pero qué idiotas son!". Y ahora, esas niñas y esos niños, que ahora tienen la misma edad que tú, están en situación distinta. Porque ellos también han crecido, pero ya han experimentado lo que es salir con alguien.
En cambio tú, ¿qué has vivido tú? Recuerdas aquella chica que te gustaba de clase, que por supuesto era 100 % hetero, y cómo se enrollaba con los merluzos que se encontrase. Y te tenías que aguantar. Y después de acabar el instituto, piensas "ahora viene una nueva etapa, ésta es la mía. Esto cambiará a mejor, seguro". Y te das cuenta de que no es así, todo sigue igual, y no sabes cuándo cojones vas a encontrar a alguien, y mientras tanto, ves incluso a gente más joven que ya está o ha estado con varias personas, y tú, na' de na' ni mucho ni poco, como dice la canción de Café Quijano.

En fin, toca aguantarse, y esperar. Paciencia, me digo, paciencia.


11 jun. 2012

Historias terroríficas para bolleras. Parte 1

No sé qué narices pasa en el mundo bolleril. Cuando eres joven y eres "la única" que es bollera, primero te sientes mal, porque estás sola en este asunto, y luego te encuentras con cosas muy raras. Me explico.

Yo hace unos años me decía a mí misma que jamás entraría a ningún chat, porque nada más que hay tíos haciéndose pasar por tías y tal y cual. Pues eso no era lo peor que podía pasar, lo descubrí el año pasado.
Resulta que estaba yo tan feliz en una página de esas LGTB en la que entre otras cosas, podías subir tu foto y que te votasen, había un foro, etc. (no diré el nombre porque ni merece la pena abrirse una cuenta). Un día vi que había un apartado de chats, con bastante repertorio, y entre ellos los había de lesbis. Y dije, ¿por qué no? Por curiosidad, a ver qué hay por aquí. 
Era una tarde de esas en que una está muy aburrida y no hay nada más que hacer, aparte que pensé "a ver si ya de paso encuentro a alguien que valga la pena" (porque aún no he salido con nadie). Total, que entro, y no hay más que gente que o se conoce y hablan entre ellos, o alguien te manda privados, y piensas "¡oh dios mío, llega mi oportunidad!". Ya, claro, qué más quisieras tú. Resulta que son todas tías que buscan cosas digamos "poco decentes", y ya está. ¿Qué pasa? Que tú quieres algo más, y con más razón si aún no has tenido la oportunidad de estar con ninguna chica. Pues nada, que después de un rato, conozco a una que parece maja, hablamos por el msn, habíamos puesto nuestras fotos en la ventanita al lado, aunque ella salía en las fotos un poco de lejos (ahora os comentó el por qué), y un día decidimos conocernos en persona.  Iban a estar ella y unos amigos suyos (unas chicas y un chico) y nos íbamos a ir de fiesta. Cuál fue mi sorpresa al ver al grupito, y al buscar a la tipa en cuestión, me quedé helada: ¡era la hermana perdida de Gollum! (sí, no exagero, si no sabéis quién es este feto peculiar personajillo, ya estáis tardando en buscarlo en google imágenes. 


(Yo por dentro): ¡Ey, bicho! ¡¿'ande has "salío" tú?!

Total, que fuimos a un bar pero que era sólo para tíos (¿qué pintaba yo allí?) y nos fuimos enseguida. Luego estuvimos en una disco, y con los amigos me lo pasé bastante bien, pero lo que era ella, ay, ella. Es que no valía un pimiento, ¡más sosa la pobre! Y mira que yo trataba de que se sintiera bien, soltando alguna chorrada para hacerla reír, a ver si se abría, pero nada, que ni se inmutaba, ni se movía, menudo pato mareao. No, perdón por los patos, hasta ellos tienen más gracia. El resto bailábamos y nos reíamos. Y lo peor fue cómo tenía el armario: ¡petado de estampitas de santos, Jesuses, Marías por doquier! Ahí sí me acojoné, no tenía yo bastante con ver la cara de la tipa, que encima me viene con eso, que me da muy mal rollito, qué queréis que os diga, porque una cosa es creer en Dios, que lo respeto, yo creo que puede que exista, vale, pero de ahí a montar el corral de la pacheca, pues no, por ahí no paso. Como diría el bueno de Iker Jiménez "¿ocurrirá lo mismo en Marte?"

Yo no sé qué experiencias habréis tenido con los chats, pero yo desde luego los odio, me dan repelús, el sólo saber los especímenes humanos que te puedes encontrar, después de esto, soy incapaz de entrar a ningún chat. Y me ocurrió otra cosa más en el mismo chat unos meses después, pero eso lo contaré en otro post. El caso es que siempre que recuerdo esa noche, se me viene la frase de Iker: "el temor, el horror..." y con razón. No sé si soy yo, que tengo muy mala suerte, porque qué bizarro todo. Así las lesbis jóvenes e inexpertas no evolucionamos, somos digimones incompletos (perdonad por el frikismo repentino) xD.


En fin, si alguna ha vivido una experiencia similar o le ha pasado algo que quiera compartir, que comente :)

¡hasta la próxima!